Skip to content

Curtidurías

26 agosto 2010

Una de las cosas más típicas de Marruecos, que muchos turistas compran, es el cuero. Ese cuero es trabajado y preparado en una zona de la medina donde las familias se reparten las distintas curtidurías y van pasando de generación en generación. Queríamos visitarlas y allá que fuimos sin tener muy claro dónde estaban. Sabíamos la zona pero no exactamente cómo entrar. Caminando hacia donde se supone que las ibamos a encontrar llegamos a una calle en la que había mucho movimiento de carros con pieles. Tenía que ser por allí. Se veían portones grandes con carteles  que ponían Tannerie (Curtiduría). Vale. Allí era! Pero el problema era entrar… pasamos por delante de varias pero parecía como que daba un poco de corte entrar… Eran sitios con sus puertas y con gente trabajando y demás… como si aquí cojes y te metes en un taller o una oficina a mirar jajajja Así que después de un rato caminando calle arriba un señor se nos acerca y nos dice que si queremos nos lo enseña él y nos lo explica por 20Dhs. Estábamos un poco moscas con los “guías” estos que te salen porque habíamos leido por internet que luego te piden más y cosas así pero bueno… este tenía pinta de majete y le dijimos que sí. Nos dió un ramito de menta a cada uno para olerlo y no notar el olor de las curtidurías y p’alante. Nos explicó el proceso para curtir la piel.

A ver si me acuerdo bien. Las pieles se dividen en pieles grandes (vaca, camello…) y pieles pequeñas (cabra, oveja…) y cada una de estas se trabaja en curtidurías distintas. Lo primero que hacen es meter las pieles en cal viva para quitarles el pelo. Ese pelo que se quita luego no vale para tejer por lo que lo venden para que los alfareros lo quemen en los hornos de cerámica.

Después de eso meten las pieles en lo que nuestro guía llamaba cacapalomo 😀 para que se vuelva flexible y blanda. Ahí la tenían bastante tiempo, no me acuerdo cuanto pero bastante. La cacapalomo la sacaban de los habitantes del Atlas que la recolectan y luego se la venden.

Luego tienen que raspar la piel y estirarla como hace este hombre:

Más tarde pasan a teñir la piel, y eso lo hacen metiéndola en las cubas típicas que habréis visto muchos en todas las fotos con tintes naturales. Azafrán para el amarillo, corteza para el marrón… Había mogollón de colores y eran todos con tintes naturales pero no me acuerdo de todos.

Aquí véis un montón de pieles tiñéndose de marrón:

Luego, el hombre nos llevó a la tienda de un conocido “para que vieramos lo que hacían luego con la piel” :D. La verdad es que tenían cosas superchulas y también alfombras con muy buena pinta y no era caro. El señor de la tienda fue muy majo y nos explicó cómo se hacían las cosas y nos contó la diferencia entre unas alfombras y otras y un montón de cosas pero no nos atosigó nada para que le compráramos. Le dijimos que no podíamos comprar nada porque no nos cabía en la maleta (que era verdad) y nada… le dimos una propinilla por lo majo que había sido y por todo lo que nos había explicado y nos fuimos.

Está bien la visita, yo creo que es un sitio que está bien ver si váis a Marrakech. No son tan bonitas como las de Fez (que no conozco pero ví fotos) pero están bien. Y es interesante ver cómo lo hacen todo. Además que no os eche para atrás lo del olor que la gente es muy exagerada. No huele nada… Cualquier cuadra huele muchísimo peor. Vamos… nosotros, con el calor que hacía estuvimos un rato enorme dentro al pie de las cubas y en todo el mondongo y no nos llevamos la menta a la nariz ni una vez…

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. 26 agosto 2010 16:42

    Son de esas cosas que uno no aprecia o no se pregunta el por qué, hasta que lo ve con sus propios ojos y puede observar el proceso paso a paso. También el poder conocer a gente amable que se presta a mostrar el oficio y bueno, la propinilla que le dejaron no le viene mal aunque seguro que lo hizo con corazón.

    • 26 agosto 2010 16:46

      La verdad es que es increible… Cuando ves el trabajo que tiene y lo desagradable que es y luego lo barato que venden el producto final…

  2. Beatriz Pozo Romero permalink
    27 agosto 2010 10:07

    Por no hablar de lo desagradable que tiene que ser para el animal que le separen la piel del resto del cuerpo. Es injusto:

    http://video.google.com/videoplay?docid=1713867453334811012#

    Un saludo.

    • 27 agosto 2010 10:21

      Hombre… yo creo que en estos casos los animales los matan para comerlos y la piel la separan después de muertos eh! Pero bueno… 🙂

      • 27 noviembre 2012 14:39

        Uvepece, es que también está mal matar a otros para comérselos o utilizarlos de cualquier forma. Los demás animales son utilizados como productos, como meros recursos para nuestros propios intereses. Y nos olvidamos de que ellos también tienen intereses, como vivir y no ser dañados. Si pasamos esto por alto, estamos haciéndoles a otros lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros: violar su derecho a vivir y ser libre.

Trackbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya
  2. Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: