Skip to content

Señoras que tropiezan y se cargan un Picasso

26 enero 2010

A modo de grupo de facebook de estos que empiezan con “Señoras que…” os voy a contar una cosa que me ha dejado alucinado hoy. En el museo Metropolitan de Nueva York una mujer que estaba recibiendo una clase particular ha tropezado cayendose sobre un cuadro y lo ha roto. El cuadro en cuestión era El Actor, de Picasso. Ha sufrido un desgarrón de 15 cm en la esquina inferior derecha.

El Actor- Picasso

El Actor- Picasso

A pesar de todo parece ser que podrá ser reparado sin que se note y que podrá volver a ser expuesto en breve. De todas formas esto da que pensar sobre la seguridad que hay en los museos. Que obras tan importantes y tan valiosas estén expuestas a accidentes tan “tontos” como estos es increible. Muchas veces en museos imponen normas que, en ocasiones, pueden llegar a rozar lo absurdo con la excusa de proteger las obras (no hacer fotos, te registran la mochila…) pero luego una señora tropieza y se carga una obra importantisima…

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. 26 enero 2010 01:24

    ¿pero los cuadros no se cuelgan en las paredes? No entiendo nada ¿como se arregló para cargarse el cuadro?

    • 26 enero 2010 10:25

      Pues tan facil como que el cuadro estaba al alcance de cualquiera que extendiera la mano un poco y la señora se cayó encima (vamos… contra él) jajajaj

  2. 26 enero 2010 02:28

    Cuando dentro de tu casa
    caes al suelo al tropezar,
    tú como mucho te cargas
    algún vaso de cristal,
    un jarrón de porcelana,
    una lámpara quizá
    o si acaso una ventana;
    pero si vas y te caes
    andando por un museo
    es posible que te cargues
    algún cuadro de los buenos.

    Como el cuadro de Picasso,
    el que llaman “El Actor”,
    al que le han dado un codazo
    al caer de un tropezón,
    provocándole una brecha
    en una esquina inferior,
    la esquina inferior derecha,
    provocando conmmoción.

    La señora “tropezante”
    ha jugado bien sus cartas
    pues aun siendo una estudiante
    ha logrado de la nada
    el que su nombre ya pase
    a estudiarse en el futuro;
    porque la Historia del Arte
    contará con fiel detalle
    como el daño se produjo
    en el cuadro de Picasso
    y cómo quedó en un susto
    (pudo haberlo atravesado).

    Pero lo mejor de todo
    es sin duda imaginar
    de qué manera y que modo
    todo se pudo gestar:
    “Mira, Paqui. Paqui, mira.
    ¿No son monos los tacones?”
    “No te pongas eso, niña,
    que pareces Lola Flores.
    Que hoy nos vamos de museo
    y no de juerga flamenca”
    “Que sí, que son de los buenos,
    y se me ve más esbelta”
    -Y más tarde en el museo-
    “Oye, Paqui, yo estoy muerta,
    me van a explotar los dedos”
    “Pues vámonos a la puerta
    y allí los pones al fresco…
    ¡¡Ten cuidado que tropiezas!!”
    – Se engancha el tacón al suelo-
    “¡Que me caigo, que me mato!
    ¡que me voy a dar de cuernos!”
    “¡¡¡Cuidado con el Picasso!!!
    – Y llegando casi al suelo
    se gira y pega un codazo
    justo en la esquina del lienzo
    provocándole un desgarro
    que resonó en el museo…
    “Dadme hilo y lo remato
    y lo dejo como nuevo”
    “Señora, ¡que es un Picasso
    y no el calzón del abuelo!”

  3. 26 enero 2010 04:39

    Anda que hay que ser patosa, y como dicen.. donde se supone que estaba el cuadro para que la señora se lo cargase. Suerte que se pueda reparar y digamos dejar como intacto, pero esperemos que no se vuelvan a repetir cosas como estas. Tanta seguridad con obras valiosas y al final.. tsss

    • 26 enero 2010 10:25

      No me quiero imaginar cómo estará la señora!! jajajaj Si soy yo me meto debajo de la primera mesa que encuentre y no me sacan ni los GEOS! jajajjajaja

  4. 26 enero 2010 15:55

    Buenas,
    alguna vez en los museos he pensado:
    ¿y si ahora saco el boli o algo similar y la emprendo a golpes con el Van Goh? . O simplemente con la mano…..¿O me descalzo y con el tacón de aguja rayo el Sorolla? (ejem, ¿Quizás tengo algún problema mental?¿sólo uno je je?)
    La mayoria de las veces los cuadros están al alcance de la mano.
    Saludicos y cuidado con los tropezones.^_^

    • 27 enero 2010 00:00

      Si… ese es el problema… que están muy a mano y los accidentes podrían ser mucho más habituales de lo que lo son. En el fondo me sorprende que estas cosas no pasen con más frecuencia. Un saludo! Gracias por comentar!

  5. 27 enero 2010 02:34

    Increíble … como dice Susonauta, generalmente se cuelgan en las paredes, y entre la pared y la gente hay (en Japón) un gran espacio con una especie de cuerda “prohibidoacercarsealcuadro” que a aveces me parece molesto porque no se puede ver como quisiera, pero que comprendo 😉
    Menos mal que se puede reparar … porque si no …
    Saludos.

    • 27 enero 2010 23:39

      Aquí también suele haber un cordón de seguridad, sobre todo si son obras importantes… Y hay casos en los que incluso están cubiertos con una pantalla transparente si son muy muy importantes! jajajaj

  6. 27 enero 2010 14:32

    Pensándolo en frío y sabiendo que el cuadro se puede arreglar, la situación tiene su gracia. Qué cara pondría la señora tropezante?
    Da para pensar en que tipo de seguridad hay en algunos museos y lo más sorprendente es que haya sucedido en el Metropolitan de NY, donde una, sin haber ido nunca, se imagina una seguridad máxima !!
    Un abrazo !!

    • 27 enero 2010 23:40

      Es lo que decía yo antes… si soy yo me meto debajo de una mesa y no me sacan! Pobre señora! jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: